“Ya le llamaremos”, la fórmula para ocultar listas de espera de la sanidad